Ikebana y wabi-sabi

Granado enano y Convolaria
Púnica Granatum nana y Ophiopogon Japonicus



Wabi-Sabi hace referencia a un concepto de difícil traducción occidental. 


Etimológicamente proviene de la unión de dos términos: wabi hacía alusión a un estado de melancolía y soledad, mientras que el vocablo sabi se utilizaba con significados cercanos a frío o marchito (Koren, 2006). 

A partir del siglo XV, los términos se empiezan a utilizar juntos. Hacen referencia al sentimiento que produce la observación de la naturaleza, el encanto de lo sencillo, la belleza de lo informal, la contemplación de la imperfección, de lo que no permanece.

La simplicidad, austeridad y la integración de los procesos naturales: el nacimiento de un brote o una hoja marchita reflejan la huella del paso del tiempo.






2 comentarios:

  1. La simplicidad y la elegancia del autentico wabi-sabi.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. La luz entra en esta composición y forma parte de ella un fruto de otoño y un lazo que nos prometo un regalo secreto!!! felicidades es precioso...Vicki

    ResponderEliminar