Estilo libre



Con ágave, enebro y alstroemerias


El enebro aparece de forma recurrente  en muchas leyendas religiosas. Los enebros eran sagrados para los antiguos germanos, que utilizaban sus ramas en el culto a sus dioses y también en sacrificios y cremaciones. En la Edad Media, se colocaban ramas de enebro en las puertas como protección contra las brujas, y se creía que al quemar enebro se alejaba a serpientes y reptiles.
El aroma y la potencia como especia dependen del contenido de aceites esenciales. Cuanto más al sur crezca el enebro, más intenso será su aroma. Las enebrinas huelen un poco a resina y a abeto, y tienen un sabor ligeramente amargo y muy aromático. El fuerte sabor a bosque y a campo se debe al elevado contenido de aceites esenciales, resinas, principios amargos, taninos y azúcar.
No se debe abusar del enebro, y no solo por que tenga un sabor muy intenso. Según la clasificación toxicológica, tanto las hojas como las bayas son “ligeramente tóxicas”. No obstante, y aunque hay que evitar su consumo en grandes cantidades, usado con moderación puede ser incluso beneficioso para la salud. Las enebrinas favorecen la digestión y por eso se emplean para condimentar platos muy pesados.


2 comentarios:

  1. Me parece precioso!!!! con mucha fuerza y elegancia... las flores le dan delicadeza y el agave hace de la composición algo tan original... el recipiente increible ...con el rojo de fondo...felicidades...Vicki

    ResponderEliminar
  2. Una creación muy bonita, creo que el agave le da mucha fuerza.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar