Estilo libre



Con Plantago lanceolata y Aladierno (Rahmus alaternus)



El wabi sabi es una filosofía estética de difícil explicación. Al igual que el zen, cuyas más profundas enseñanzas no pueden comunicarse por explicaciones verbales, considera que las palabras son el mayor obstáculo para captar algo con claridad.
Wabi sabi es la belleza de las cosas imperfectas, mudables e incompletas. Es la belleza de las cosas modestas y humildes, de las cosas no convencionales.
El wabi sabi representa exactamente lo opuesto a los ideales occidentales de gran belleza como algo monumental, espectacular y duradero. El wabi sabi es lo intrascendente y lo oculto, lo provisional y lo efímero: cosas tan sutiles y evanescentes que pueden resultar invisibles para la mirada ordinaria.
El arte wabi sabi nos desafía a desaprender las ideas que hemos ido adquiriendo de la belleza y descubrir la belleza intima que se encuentra en los pequeños detalles del arte presente en la naturaleza.
Implica pisar levemente el planeta y saber valorar lo que se encuentra, aunque sea una pequeñez, en el momento en que se encuentra. “Pobreza material, riqueza espiritual” es el lema wabi-sabi. Cada uno de los objetos parece aumentar su importancia en proporción inversa a su tamaño real.
Reconoce que es tan importante saber cuando elegir, como saber cuando “no” elegir: dejar que las cosas ocurran. Versa precisamente sobre el delicado equilibrio entre el placer que nos proporcionan las cosas y el placer que conseguimos al liberarnos de ellas. 



2 comentarios:

  1. Me ha parecido precioso suave, delicado... la foto perfecta con matices de luz...el brillo del recipiente y la explicación wabi sabi...que xulo "pobreza material, riqueza espiritual" qué bien que lo compartas! Vicki

    ResponderEliminar
  2. Minimalismo en estado puro. Exquisito!!

    ResponderEliminar